RESEÑA | Final Fantasy IV para DSi

 

 

final-fantasy-IV-1

 

 

A lo largo de los años la tecnología evoluciona y con ello la manera en la que disfrutamos los video juegos, lo que para una generación pudo ser una obra maestra, para la siguiente puede no ser así. Es ahí donde los remakes juegan un papel importante, siempre y cuando estén bien hechos, para que los grandes títulos tengan otra oportunidad de demostrar su verdadero potencial.

Este es el caso de Final Fantasy IV, que a sus 24 años (sí, así mero) sigue siendo uno de los mejores RPGs de la historia. Originalmente se pudo disfrutar en el bello SNES bajo el nombre de Final Fantasy II, básicamente porque los primeros tres no habían llegado a América. Cuenta ya con un sinfín de reediciones; ésta reseña está enfocada a la versión que salió en 2008 para la consola portátil de Nintendo, el maravilloso DSi.

img-13

La historia nos pone en la piel de Cecil, un caballero oscuro y capitán de la flota aérea del reino de Baron conocida como las “Alas rojas” junto a Kain (lo amamos, es perfecto), su amigo de la infancia y líder de los Dragoon Knights comienzan a cuestionar a su rey (como buenos revolucionarios) por las extrañas e inusitadas órdenes que reciben. El rey al notar el grado de desconfianza decide enviar a Cecil y Kain a entregar un anillo a la villa Mist. Al llegar los dos, el anillo comienza a invocar bestias que chamuscan todo a su paso quedando como única sobreviviente una pequeña niña llamada Rydia. Es aquí cuando nuestro héroe decide rebelarse y formar una alianza de guerreros para oponerse al rey (chan-chan-chan!).

 

¿Qué tiene de formidable este remake? Para empezar el cambio gráfico, ahora los personajes, monstruos y escenarios están modelados en 3D, haciendo que el juego entero se vea espectacular. Además ahora cuenta con cinemáticas totalmente habladas, dándole así una personalidad más realista a cada uno de los personajes. Cabe destacar que la banda sonora de la aventura ha sido arreglada para disfrutar de las bondades del hardware del DSi, con ello es todo un deleite escuchar de nueva cuenta los temas emblemáticos y por si fuera poco añade una nueva versión del “Theme of Love” cantada por Megumi Ida.

 

images

La dificultad es uno de los puntos a destacar de esta nueva versión, realmente es mucho más difícil que cualquiera de los Final Fantasy de la actual generación. Recordemos que Final Fantasy IV fue el primero en introducir el sistema Active Time Battle o mejor conocido como ATB. Atrás quedaron los combates lentos y pausados, en los que contábamos con la posibilidad de tomarnos todo el tiempo necesario para tomar la decisión más acertada, ya que los enemigos pueden atacarnos tantas veces quieran. Tendrás que poner a prueba tu pericia y habilidades contra absolutamente todos los monstruos (ni digamos de los jefes) ya que hasta las inofensivas mariposas son tremendos rivales a vencer. Para compensar este alto nivel de dificultad también se añadió un nuevo sistema, el cual permite enseñar diversos “argumentos” a los personajes; que los equipan con poderosas habilidades ofensivas y defensivas, ahora el único problema es, ¡encontrarlas!

En esta versión también contamos con un nuevo “summon” llamado Whyt al cual podremos entrenar con sus distintos atributos con una serie de mini juegos que son controlados con la segunda pantalla y el stylus, desde operaciones matemáticas (mi favorito, en lo personal) hasta prácticas de lanzamiento de shurikens; son algunas de las divertidas pruebas que tendremos que completar para hacer a nuestro pequeño amigo un rival temible.

FFIVDS_Rydia's_Mathemagic_Minute

En resumen, Final Fantasy IV tiene una de las mejores historias hechas en un RPG, poblada por personajes de los cuales quedas enamorado inmediatamente y que realmente extrañas cuando se van. No importa como sea presentado, Final Fantasy IV siempre será recordado como una obra maestra sin importar cuanto tiempo haya pasado.

 

 

No hay comentarios.

Agregar comentario